13 de nov. de 2017

A GUARDA

PATRIMONIO

Centro Interpretativo de Santa Cruz: 16 meses son muchos meses sin actividad, ni conferencias 


ENCUENTROS   POLIORCÉTICOS 

 Salvo algún taller aislado y suplementario, carente de sello poliorcético, nada ha habido de peso en el lugar destinado a charlas y conferencias en Santa Cruz. Pervive un espacio frío y funcional, dejado de lado, privado del calor de los debates y del interés castellológico para el que fue creado. No hay calendarización para una temporada entera, ni verdadera voluntad para llevarlo a cabo. Los remedos y falsetes suplen todo con el apelo innecesario, siempre complementario, del mundo "infantil". El C. I. de Santa Cruz se ve aislado, no conecta con otros puntos y geografías, cayendo en  las mismas diacronías de siempre. Se nota con hartazgo que no es dirigido por gente que conozca a fondo la esencia última de una fortaleza, ni su naturaleza neutral. 

 No invitan a investigadores, a gente ligada a este mundo. En realidad, Doña Rebeca Blanco-Rotea poco tiene que ver con esta gente. Impusieron un modelo gestor que no gestiona nada, que sigue un "gota a gota" demostrativo de su falta de planificación. Ahora, han pedido cerca de 5.000 euros a la Diputación para repetir los fallos subsecuentes a la falta de educación patrimonial en las aulas (ello demuestra muy pocas "luces", muy poca pedagogía patrimonial...). Los partidos y entidades ciudadanas podrían dar la vuelta a todo esto interpelando a este gobierno local, preguntando el por qué de que haya tenido que pasar tanto tiempo desde el corte de fustes de eucalipto (acertado) y el arranque de tocones (errado) en suelo original, en espacio protegido. 

 Encuentros Poliorcéticos preguntará de nuevo, exigirá, en Pontevedra una respuesta clara que no se quede en silencio administrativo. Hay demasiadas complicidades, demasiada línea telefónica que encubre otras cosas. La dimisión del Sr. Crespo es ya condición "sine qua non". Hagan un acopio de despropósitos estos últimos años y encontrarán las claves de un proceder patrimonial desastroso que nos llena de vergüenza a los que venimos trabajando muchos años en estas cuestiones. Las fortalezas forman un todo universal, independiente e interconectado; no somos museos, ni centros vaciados de cualquier sentido.  

Ningún comentario: